lunes, 3 de septiembre de 2018

Tortilla de peix


Durante este verano que ha sido bastante tranquilo he ido revisando mi blog y consultando multitud de libros de cocina. Sé que este otoño va a suponer un cambio en mi vida y en mi forma de hacer las cosas. Vuelvo con la idea de recuperar los clásicos de la cocina valenciana. Unos platos quizá con toques modernos y otros tal cual han llegado a nosotros. Me doy cuenta que salvo por algún libro que hay publicado últimamente, encontrar ciertas recetas es prácticamente imposible. La siguiente a esta me ha costado mucho y al final he preparado la receta como creo que se hacía. Me entristece ver que nuestra gastronomía prácticamente pasa desapercibida por las redes sociales salvo por ciertas personas que al igual que yo, la tratan con cariño para recuperar nuestro recetario. Y aunque me dé pena, en el fondo me alegro porque tengo ante mí un reto enorme para ir recuperando recetas que prácticamente nadie conoce. ¿Qué si gustará lo que hago? Pues francamente ni lo sé ni me importa. Tengo ganas de recuperar recetas, averiguar su procedencia e historia y dejarlas por las redes sociales para quien las quiera utilizar. No me voy a volver loco elaborando platos, porque esto lo hago de forma desinteresada y me cuesta dinero de mi bolsillo pero creo que me voy a divertir. Aún estoy dándole forma a las ideas que se me agolpan en la cabeza, pero creo que puede ser interesante para todos. 

Por ese motivo y como yo suelo veranear o más bien pasar ciertos días en tierras de La Marina Alta, he querido empezar este recopilatorio con una receta genuinamente de Xàbia. La tortilla de peix. Una de las elaboraciones más curiosas que he descubierto en los últimos años y que a mi estilo, he intentado plasmarla en este blog. Los que habéis ido al Bar Mercat en el Mercado de Xàbia, sabéis que es una receta mítica y que no os deja indiferente cuando la probáis. Así que voy a ponerme manos a la obra con la receta que aunque quizá no sea difícil, es laboriosa en su ejecución.

Ingredientes:
200 gr. de pescado de roca (rascases, escorpas)
1 cebolla mediana
2 tomates de pera rallados
3 huevos
Mayonesa (si puedes de fenoll marí)
2,5 cucharadas de AOVE
Sal
Perejil (opcional)


En primer lugar cortamos la cebolla en una brunoise fina (o en daditos muy pequeños) y la pochamos con AOVE hasta que blanquee y empiece a coger un poco de color, nunca que se nos queme.


Rallamos los dos tomates de pera. Si son excesivamente grandes, ponemos solamente uno. Reservamos.


Yo utilicé unas escorpas que utilicé para elaborar un arroz y que no iba a aprovechar.


Desmigas el pescado que vayamos a utilizar con sumo cuidado para que no se nos pase alguna espina. Yo prefiero hacer esta receta con pescado de roca pero eso os lo dejo a vuestra elección. Reservamos también.


Una vez blanqueada la cebolla, añadimos el tomate rallado.


Dejamos que el tomate se quede bien sofrito.


Batimos los huevos ligeramente.

En el bol del pescado desmigado, agregamos la cebolla y el tomate sofrito y mezclamos bien.


Una vez templado, agregamos los huevos batidos y dejamos reposar para que los sabores se armonicen. Añadimos sal a gusto. 
Ponemos una sartén con un poco de aceite y agregamos la mezcla. Podremos hacerla del grosor que nos apetezca. De esta mezcla pueden salir 1 grande o 2 medianas.



Le damos vueltas a la tortilla hasta que esté en el punto que deseamos. Por norma general esta tortilla suele hacerse bastante, pero podéis dejarla un poco más líquida. Eso ya va a gusto del que la consume.


Por último ponemos una capa de mayonesa por encima. A poder ser hecha con fenoll marí que es tan típica de tierra de Xàbia. Si no tenemos, tampoco pasa nada.
Lo mejor es comérsela con estas vistas del Montgó y del Cap de Sant Antoni pero eso señores míos, son palabras mayores.

Bon profit!

3 comentarios: