jueves, 23 de julio de 2015

Tosta de olivas con Tzatziki de yogur de cabra, alficoz y capellanets hilados tostados


Tenía ganas de preparar una receta para intentar combatir el calor que tenemos y creo que esta elaboración de hoy, es ideal para combatir los calores. No soy muy de pepino, tengo que reconocerlo, pero el Tzatziki sí que me gusta. Esa combinación del pepino, con la menta o hierbabuena, el yogur y el vinagre, hacen que sepa de una manera diferente. He querido prepararla de manera diferente. Sé que lo habitual es rallar el pepino, pero yo lo he cortado en brunoise. Más que una salsa para introducir crudités de verduras, la he hecho para poder ponerla sobre una tosta de pan. Además, la he querido acompañar con un producto marino muy valenciano, el capellanet o lirio en otras partes de España. Ese toque ácido con el salino y quemado del capellán, combina muy bien para mi gusto. Es cuestión que os animéis a probarla y me digáis que os parece. Vamos allá con su elaboración.



Ingredientes para la salsa Tzatziki:
300 gr. de yogur de cabra
150 gr. de pepino tipo alficoz
20 hojas de hierbabuena
Pimienta de Jamaica
1 diente de ajo
25 ml. de vinagre de manzana
1 cucharada de AOVE


Ingredientes para terminar la receta:
Capellanets, lirios o bacaladito seco
Coca salada de oliva o pan
Sésamo negro
Brotes


El Alficoz es el denominado "pepino de Alicante". Es una variedad de pepino muy habitual en la Comunidad Valenciana y como veis tiene un color verde menos intenso. Su aspecto es serpentiforme y es lo que más llama la atención. Su sabor para mi gusto es más refinado que el pepino convencional, recordando un poco al melón. Su textura es menos dura también. En Valencia se elabora mucho en encurtidos, lo que aquí solemos llamar "salmorra", junto al tomate, el pimiento y la cebolla. Si lo encontráis, probadlo y ya me diréis.


Cortamos este pepino o una tradicional, en una brunoise muy fina.


Lo ponemos en un colador y agregamos un poco de sal. Así conseguiremos que escurra un poco de agua.



Elegimos unas hojas de hierbabuena duras y frescas. Las picamos muy finamente.


Picamos de la misma manera el ajo. De manera muy pequeña. De esta manera cuando lo encontremos en boca, prácticamente ni lo notaremos.


El Tzatziki como viene de Grecia, se suele hacer con yogur griego, pero yo he querido usar este yogur de cabra con buen cuajo para darle un sabor un punto más potente.


En un bol ponemos el yogur de cabra junto a la pimienta, la sal y el ajo.


Agregamos el resto de ingredientes y mezclamos con suavidad. Habremos eliminado el exceso de agua del pepino y nos quedará una salsa más compacta.


Mezclamos e introducimos en nevera al menos unas 12 horas como mínimo para que los sabores se homogeinicen.


Cogemos unos capellanets o lirios y con un soplete los "torramos". Quitamos la carne de los capellanets y los colocamos en un robot de cocina.


Trituramos pasando por todas las velocidades y nos quedará como si fueran unos hilos o un aspecto algodonado. Esto me lo enseñó Bego La Salita en un Showcooking que asistí hace una semana.


Una vez ha transcurrido el tiempo, tostamos un poco la coca de olivas negras o el pan que queramos usar. Dejamos que se enfríe y ponemos por encima un poco de Tzatziki a nuestro gusto. Por encima agregamos unos hilos de capellanet  y terminamos decorando con sésamo negro y brotes de micromezclum
La mezcla de sabores es suave con el Tzatziki, pero al unirlo con la potencia del capellán "torrado". Espero que lo hagáis porque a mi me ha sorprendido mucho la mezcla de sabores.

Bon profit!

3 comentarios:

  1. Ummm que pinta más buena, de lo más apetecible y debe de estar de muerte.Pena no tener semillas de ese tipo de pepino para plantarlo ya que nos encantan los pepinos, asi que tendré que hacerlo con nuestros pepinos. Tomo nota
    Besos guapeton

    ResponderEliminar