lunes, 23 de mayo de 2016

Ventresca de atún de almadraba macerada con salsa hoisin con hierbas del mediterráneo


Me apetecía volver a preparar una buena ventresca. Hace un mes pedimos Miguel Gilbert y yo un par de trozos de ventresca de almadraba y ahí la tenía en el congelador. La anterior ventresca la tuve casi 9 meses en el congelador y no son las mejores condiciones para conservarla. Quería prepararla de forma sencilla en sartén dándole vuelta vuelta a la misma. Pero como el otro día la volví a probar con salsa teriyaki, pensé que podría ser una buena idea elaborarla macerada en salsa hoisin china, la "la salsa barbacoa" china que me alucina. Decidí acompañarla con unas hierbas aromáticas valencianas, como el tomillo, el hinojo marino y hierbabuena. Por último le puse un poco de lima rallada por encima. A mi me ha gustado mucho la combinación de esta ventresca de la que he utilizado la parte final, que tiene forma "serpentiforme" y al mantener la grasa, se ha enrollado. Espero que sea de vuestro agrado.






Ingredientes:
250 gr. de ventresca de atún rojo de almadraba
2 cucharadas de salsa Hoisin
3 hojas de menta
Unas hojas de hinojo marino
Jengibre para rallar
Pimienta negra
Hojas de lima Kaffir
Lima
Tomillo
Sal en escamas 
AOVE


Ponemos en un recipiente hondo y alargado la salsa hoisin que rebajamos con agua. Le ponemos hojas de lima, el tomillo y el jengibre. 


La ventresca es la parte abdominal del atún que contiene más materia grasa. La parte más apreciada del atún en todo el mundo. Las vetas de grasa que tiene lo convierten en un bocado absolutamente maravilloso.


Cortamos la ventresca en tiras alargadas y gruesas y las ponemos a macerar con la salsa. 


Ponemos cada parte de la ventresca a macerar 10 minutos por lado.


Sacamos la ventresca de la salsa sin escurrir.


Ponemos unas gotas de AOVE en una sartén o parrilla y cuando esté casi humeante colocamos la ventresca. Marcamos rápidamente por los cuatro lados y sacamos de la sartén.


Podemos cortarla en trozos sobre una tabla o podemos ponerla entera en el plato.



Si la cortamos la ponemos en bandeja alargada como en la foto.


Como veis en la foto la ventresca está marcada por los cuatro costados pero por dentro jugosa.


Si decidís ponerla entera, la salseamos con la salsa reservada y ponemos encima las hierbas aromáticas que habremos cortado de forma muy fina y que le darán un toque fresco pero no quitarán el sabor de la ventresca. Rallamos un poco de lima al final.

Como veis se trata de una receta fácil pero con un producto de primera. Una de las partes más sabrosas del atún y que a todo el mundo le gusta y si es un atún de almadraba, mucho más. Acompañarlo con un buen amontillado.

Bon profit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario