miércoles, 7 de noviembre de 2012

Focaccia de uvas (schiacciata con l´uva)



La focaccia de uvas o torta italiana de uvas tiene su origen en Florencia, tierra de excelentes vinos y donde se produce uno de los vinos más nombrados en todo el mundo, el Chianti. Por ese motivo, la gran cantidad de uva que poseen esas tierras hace que sea una receta muy usada en esa zona. 
Existen diferentes variantes, pero yo he elegido esta por su sencillez y sus aromas cargados de muchísimos matices. Un ingrediente raro en  repostería es el romero, pero me ha encantado el usarlo.
Espero que disfrutéis con ella tanto como lo he hecho yo.



Ingredientes:
70 gr. de pasas
2 cucharadas de anís 
75 gr. de avellanas crudas
Romero fresco
150 gr. de azúcar
25 gr. de levadura
125 ml. de leche tibia
500 gr. de levadura fuerte
1 cucharada sopera de aceite de oliva
400 gr. de uva negra
Azúcar glas
125 ml. de agua


La uva negra es el ingrediente principal de esta receta. Cuanto más dulce sea muchísimo mejor sabor tendrá. 
Vamos allá con la receta.
Ponemos las pasas a remojo con el anís.


Ponemos las avellanas y trocéalas en un robot de cocina. Reservamos unas pocas para decorar al final de la receta.



Pon el azúcar en un cazo y colócalo en un fuego. Cuando empiece a dorarse por los bordes, añade el agua y con ayuda de una espátula. Si se empaniza, intenta disolverla. Deja enfriar hasta que esté templada la mezcla.


Mientras en un bol pon el azúcar, la harina, la levadura a trozos, el romero y el aceite.


A continuación añade la mezcla del agua azucarada, la levadura, las pasas, el anís y las avellanas picadas.


Trabaja la mezcla con una espátula en el bol y cuando vaya cogiendo consistencia, trabaja sobre una superficie de mármol hasta conseguir una masa elástica que resista la prueba de la membrana.


Colocamos la masa nuevamente en el bol con un poco de harina en el fondo, la tapamos con una servilleta humedecida o un trapo y dejamos que doble su volumen.


Una vez doblado el volumen, rompe la masa y trabaja con ayuda de un rodillo hasta darle forma redondeada o rectangular. Deja que fermente y doble el volumen.


Mientras dobla el volumen la masa, cortamos las uvas por la mitad y le quitamos las pepitas si estas son muy gordas. Precalentamos el horno a 180º.


Una vez ha doblado el volumen, colocamos las uvas en la masa, espolvoreamos con azúcar lustre y los trozos de avellanas que hemos reservado.


Introducimos en el horno unos 25 minutos o hasta que esté bien tostada.


Dejamos reposar hasta que se haya enfriado y ya la tenemos lista para consumir. Los sabores que te deja en boca son espectaculares. Os recomiendo que no os perdáis  el elaborar la receta, cuando tengáis tiempo. Os va a encantar.
Si lo deseáis, acompañarlo con una copita de vino dulce. Un moscatel es mucho más que ideal. Que aproveche.


6 comentarios:

  1. Espectacular, me imagino el bocado

    ResponderEliminar
  2. mm tiene una pinta estupenda!
    Si no te importa me quedo a segurite!
    Un beso!

    http://www.lamevaprimeracuina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Otra vez me dejas con la boca abierta!! para variar... no hay receta que me deje indiferente... eres grande! y eso lo transmites
    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Que siiii que ya estoy aquí....

    Jolin Focaccia de uvas! otra cosa que no había visto, ni leído, ni oído nunca... y lo mejor de todo es que tiene que estar riquísima!!

    Yo como dice Manu, ninguna de tus recetas me deja indiferente.....y si eres grande, pero eso ya lo sabía yo ;-)

    Besitos de pimiento!!

    ResponderEliminar